Tras una ausencia de 25 años en la competición de motor más dura del Mundo, en marzo de 2014 saltaba la noticia: Peugeot anunciaba su regreso a esta mítica prueba. El 2008 DKR ganó el Dakar en 2016 y su sucesor, el 3008 DKR, hizo lo propio en 2017. Para el Dakar 2018 se ha desarrollado el 3008 DKR Maxi, que también aspira a entrar en el garaje de leyendas de la marca en el Dakar, junto a sus predecesores y a los Peugeot 205 Turbo 16 y 405 Turbo 16.

Sébastien Loeb at the SS3 during the Oilibya Rally, Morocco,  Arfud on October 08, 2017

Este 2018,  la competencia que se lleva a cabo en Sudamérica, “La bestia” ya se hizo sentir y pudo dejar en alto el nombre de Peugeot, ya que en la segunda edición el pasado domingo en el rally Dakar 2018, disputado alrededor de la ciudad de Pisco, tomó el liderato de la clasificación general en la categoría de autos.

El 3008 DKR Maxi es una evolución del coche que ganó la pasada edición del Dakar que, a su vez, también derivaba del concepto original creado con el Peugeot 2008 DKR. El chasis multitubular de acero de alta resistencia del 3008 DKR Maxi es la parte central del coche y sobre él se va montando este buggy del Dakar. El Peugeot 3008 DKR Maxi emplea tres “cerebros” electrónicos: el principal (que recoge y procesa información de múltiples sensores en tiempo real), el que distribuye la potencia eléctrica a cada componente y el que gestiona el motor.

5a5234d8424f9

Antes de tomar la salida en la primera competición oficial, ya se completaron más de 18.000 kilómetros de pruebas entre Marruecos, Portugal y Francia, en los que se ponen a prueba todos los componentes en las condiciones más duras. Sin duda alguna, el 3008 DKR Maxi es un auto que desafía cada uno de los terrenos al cual se verá expuesto durante la competición; con detalles, mejoras, arreglos y herramientas hacen a este auto uno de los más destacados.